jueves, 16 de septiembre de 2010

Cuando decidi dejarte

Esa noche desde mi cama miraba el techo y los costados llenos de espejos... cerre los ojos para realizar el acostumbrado recorrido de mi mente hasta tu lado.

(Debia continuar alimentando mi ego).

Siendo Omnipotente y Omnipresente al cerrar los ojos puedo acudir hasta a ti para asi saber que demonios estas haciendo… de esa manera te he controlado… que claro de nada sirve pues solo te genero incomodidad, remordimiento, pena o vergüenza...
Pero no te detienes…

Unicamente provoco que sientas y creas que lo que haces... es malo.

Mis momentos favoritos son irrumpir antes de entrar en tu sueño liviano… justo despues de que hablaste con alguien (Dios?, no lo se...) como todos los dias llego y escucho…

-Por favor … ayudame, yo lo amo, le amo tanto… - escuchando entre sollozos… -
… Juan porque, porque paso todo esto, te amo tanto…Por favor Dios que le amo…tanto.-

Eso alimentaba mi ego y hacia que justificara sus actos… pues que importaba, si ella era tan incoherente en lo que decia con lo que hacia, si en su intimidad escuchaba cuanto me amaba.

Escuche lo de siempre y como siempre, me disponia a irme antes de que terminara sus oraciones acostumbradas… pero, esta vez me quede perdido en sus lagrimas con distintos destinos.

- Por favor!! Dios mio que le amo tanto!! Porfavor ayudame a dejarlo ir…!!!-

Me quede helado al escuchar tan acertiva declaracion.

- Ayudame a no seguir sintiendo este dolor en mi corazon-
- Ayudame Dios mio ayudame a olvidarlo... -

Abri los ojos… deje salir mis lagrimas y no volvi nunca, jamas a contemplarla.


Juan Edgar