viernes, 20 de julio de 2012

Daga de damasco

Y entro a tu escenario…

Contaminando tú ambiente controlado,
vapor aroma a carbón, pasto seco, lodo en las manos,
aroma a heno recién cortado.

Sabes que estoy ahí…
Porque?

“Amar, como habilidad…
Observa con los sentidos primitivos;
Oler y escuchar.

Filtran lo bueno y lo perdido
ver sin mirar…
te retorna a tu origen…
tu principio.”

Y estoy ahí…

Con marcas en el rostro, y en mis manos,
dispuesto a no seguirles lacerando.

En tumulto te celebran ingenuos,
cínicos, frívolos…fútiles, vanos…tus amigos?
Mundanos.

Y estoy ahí ¡!!

Terminando…
Justo con lo que jamás debí haber comenzado.

Acallando comentarios,
abriendo los murmuros que le dan respuesta a mi presencia,
alimentándome del asombro de los ignorados

Y por fin estoy frente a ti…
Con el damasquino empuñado,
frió, curvo de brillantes acabados,
con la oportunidad que he buscado.

Violenta corta el aire y de tajo
un suspiro ahogado!

Y por fin estoy frente a ti…
Agonizando.

Juan Edgar Palacios Tapia