domingo, 13 de mayo de 2012

Sin presión alguna

Las flores...como las mujeres...
no deben ser escuchadas; 
basta contemplarlas y olerlas.