sábado, 21 de enero de 2012

Un sueño

Hoy tuve un gran sueño
pero no de esos sueños,
que también son tan bellos
pero traidores, que al despertar olvidas

No, no esta vez.

Un sueño tan largo
de esos sueños donde, despiertas dentro
y te aferras a el, esperando no termine nunca.

De esos sueños donde,
si puedes distinguir rostros
aromas y sabores
De esos sueños donde
te causa extrañeza tan plácidos sonidos,
tratos y candores...

Donde increíblemente!!!
Puedes leer, gritar.
Y amar a complacencia.

Un sueño enorme...
Donde pude usar la palabra fe,
sin temor a agraviar mis ideas.

Desenvolviéndola de su dogma
y limpiándola de su pasado teológico
para quedarme solo y únicamente
con su esencia ferviente de creer,
y soñar... Y vivir...

Con la convicción de tener la verdad absoluta.
Un sueño...Donde puedes olvidarte de intentar controlar
pues te lleva lentamente y exactamente al lugar donde deberías estar.

Esos sueños donde, ya ha pasado el arrepentimiento
y se te ha otorgado el perdón..
Permitiéndote ...por fin regresar a los días
mas felices de toda tu vida.

Ese sueño donde la muerte y tú mismo se confunden,
haciéndote pensar que ambos son un igual...
Invitándote a pasar.

Un sueño que eso es ahora...
y solo eso...será.


Juan Edgar